La Vanguardia-

Múltiples pruebas indican que en mayo arranca el inicio de la presencia del mosquito tigre en la Península. En esta ocasión, el mosquito irrumpe en plena pandemia por coronavirus y con unos servicios de salud pública que han estado en una situación crítica. Los expertos, no obstante, aclaran que, aunque los mosquitos del género Aedes son capaces de transmitir 22 tipos diferentes de virus, no tienen la posibilidad de transmitir el SARS-CoV-2, el virus que provoca la enfermedad Covid-19. Así los indican los responsables de Mosquito Alert, un programa de alerta temprana y ciencia ciudadana que hace un estrecho seguimiento de la expansión del mosquito tigre en España. A través de este programa, los ciudadanos notifican la presencia del insecto enviando fotos y dando las localizaciones.




El mosquito tigre es el insecto que más muertes produce al año. Pero lo peor no son sus molestas picaduras, sino que son transmisores de enfermedades tan graves como el dengue, el chikungunya, la zika o el virus del Nilo Occidental, entre otras.

Respecto a su posible relación con la pandemia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha pronunciado, indicando lo siguiente: “El nuevo coronavirus Covid-19 es un virus respiratorio que se propaga principalmente por contacto con una persona infectada a través de las gotículas respiratorias que se generan cuando esta persona tose o estornuda”.

La OMS manifiesta que “hasta la fecha, no hay ni información ni pruebas que indiquen que la Covid-19 pueda transmitirse por medio de mosquitos”.

Desde que el insecto de origen asiático fue localizado por primera vez, en el 2004, en Sant Cugat, cada verano se han ido haciendo descubrimientos de nuevos hallazgos en municipios y provincias, como prueba de su avance. El mosquito tigre ( Aedes albopictus ) ha continuado su expansión.

Datos recogidos con la aplicación de Mosquito Alert en el 2019 han podido confirmar la presencia del mosquito tigre en 251 municipios españoles. Teniendo en cuenta estas observaciones, este dato implica que hay más de 13.333.225 residentes habituales expuestos a este insecto.


La aplicación confirmó el año pasado la presencia del insecto en 251 municipios españoles






Combatir el mosquito invasor es perentorio para evitar que transmita enfermedades como el virus del dengue, el chikungunya o el zika. En este sentido, la paralización de los viajes turísticos hace prever que ese verano se frenarán los casos importados de estas enfermedades y se reducirán los contagios autóctonos en personas que no han viajado a países donde estas afecciones son endémicas. “Aunque las molestias provocadas por los mosquitos no disminuirán, en el 2020 hay menos probabilidades de que haya casos autóctonos de estas enfermedades, como ocurrió los últimos dos años en Andalucía, Murcia y Catalunya”, explica Frederic Bartumeus, investigador del CSIC y del Creaf y director de Mosquito Alert.

El mosquito tigre coloniza nuevos espacios gracias a las facilidades que dan las actividades humanas. La globalización, el transporte y la falta de medidas de prevención son sus mejores aliados, mientras que los focos son los puntos con agua estancada donde suelen depositar los huevos.

Todo indica que este verano una parte del territorio español convivirá con otro recién llegado, el Aedes japonicus, un mosquito de origen asiático que se detectó a través de la app en el 2018 y que el año 2019 ha seguido presente en España. “Durante el 2019 hemos recibido 10 fotografías del Aedes japonicus en la app que nos confirman que sigue presente en territorio español; además, se ha expandido hasta Cantabria”, según Frederic Bartumeus.




Este servicio de control estará también atento a la posible llegada de Aedes aegypti , el mosquito de la fiebre amarilla originario de África, que llegó a Canarias en el 2017, si bien se pudo eliminar gracias a la gestión local que se hizo.

La iniciativa Mosquito Alert celebra cinco años de recorrido este 2020. La aplicación acumula más de 70.000 descargas, ha recibido más de 15.000 fotografías de mosquitos y se han reportado más de 4.000 lugares con agua estancada, los espacios donde suelen depositar los huevos.


La eficacia de la ciencia ciudadana


Desde su lanzamiento en el 2015, Mosquito Alert ha recibido fotografías de mosquito tigre de 550 localidades y se ha convertido en un herramienta clave, tanto para hacer seguimiento de la expansión de esta especie como para ayudar a gestionar su eliminación. Los participantes en este programa han sido los primeros en alertar de la llegada del mosquito tigre a nuevas comunidades, como Aragón y Andalucía. Y en el año 2018, desde Asturias, una persona envió a través de la app la primera fotografía de un Aedes japonicus en territorio español. La iniciativa ha demostrado científicamente que la colaboración ciudadana es útil y fiable para estudiar los mosquitos transmisores de enfermedades globales y que es una muy buena alianza para las administraciones. La aplicación Mosquito Alert permite enviar fotografías de los insectos y de puntos con agua estancada donde suelen depositar los huevos. La aplicación recoge la posición GPS del insecto y otros datos que son procesados por un equipo de expertos. El proyecto tiene el apoyo de la Obra Social La Caixa, del European Research Council, de la CE y del Ayuntamiento de Barcelona.




La Vanguardia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here