El Universo –

La revista especializada en ciencia The Lancet publicó los resultados de un análisis de datos de pacientes jóvenes que necesitaron atención de cuidados intensivos en Estados Unidos.

En la publicación se relata que cuando inició la epidemia de COVID-19 en ese país, se identificó a la población adulta mayor como el principal grupo de riesgo ante los efectos del nuevo coronavirus. Sin embargo, con el paso de las semanas, se detectó que los jóvenes con obesidad también son propensos a presentar complicaciones cuando se contagian del SARS-CoV-2.

La revista británica recoge que el Hospital Johns Hopkins, registró ingresos de pacientes jóvenes al área de tratamientos intensivos, muchos de ellos con obesidad, a fines de marzo de 2020: «Este riesgo es particularmente relevante en los EE. UU. Porque la prevalencia de la obesidad es de alrededor del 40%, frente a una prevalencia del 6,2% en China, 20% en Italia, y 24% en España».

En la publicación de EL UNIVERSO ¿Qué factores de riesgo presenta el grupo de 20 a 49 años ante el coronavirus? especialistas médicos explican que el sobrepeso o la diabetes pueden desequilibrar el sistema inmunitario del organismo.

El doctor Carlos Solís, jefe del departamento de Endocrinología del Hospital General Los Ceibos, explica a este diario que esa condición aumenta las probabilidades de contagio del virus SARS-CoV-2 y de la gravedad de sus efectos.

«Lo más grave es la grasa que se ubica alrededor de los órganos principales, porque este adipocito, que pensábamos que era una célula vaga, que nos hacía ver menos bonitos -si cabe el término- es una célula altamente activa, que produce más de 20 sustancias diferentes, entre estas, proteínas inflamatorias, citoquinas, factores que desencadenan inflamación», advierte Solís y añade que estas sustancias desequilibran las funciones del organismo, como el sistema inmune.

«Al inflamarse, está en predisposición a hacer hipertensión, diabetes, las dos cosas, presentar trastornos de coagulación, infartos de manera súbita, trombos al pulmón, derrames cerebrales, una gama de más de 20 a 30 cánceres asociados a obesidad».

The Lancet menciona en su publicación que en el análisis de datos se correlacionó el índice de masa corporal (IMC) con la edad en pacientes con COVID-19 ingresados ​​al área de cuidados intensivos de los hospitales universitarios en Johns Hopkins, Universidad de Cincinnati, Universidad de Nueva York, Universidad de Washington, Florida Health y University of Pennsylvania.

La adquisición de dichos datos, se indica, fue aprobada por la Junta de Revisión Institucional de la Universidad Johns Hopkins. En ese conjunto de «datos de 265 pacientes (58% pacientes masculinos), encontramos una correlación inversa significativa entre la edad y el IMC, en el que las personas más jóvenes ingresadas en el hospital tenían más probabilidades de ser obesas. No hubo diferencia por sexo… Concluimos que en poblaciones con una alta prevalencia de obesidad, el COVID-19 afectará a las poblaciones más jóvenes más de lo que se informó anteriormente». (I)



El Universo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here